Jul 21, 2014

365 DAYS OF WRITING: Los Besos Tácitos

Hoy la noche me encuentra dulce; cursiva. Hoy, envuelta en palabras de terceros que son seda para mi círculos cafeína. Mi percepción se desliza, se me escurre de los dedos, se va; se me va de las manos, o los ojos, o la piel.

Pienso en una noche de octubre en la costa francesa. Las luces de Mónaco; el mutismo. Pienso en la belleza; en los besos con sabor a metáfora. Pienso en las no-palabras ( y hablar de no-palabras para alguien que escribe, creéme que es mucho decir... o no decir...).

Hoy la noche me encuentra anochecida. La luz de hoy nace por dentro, y la guardo para mí; carente de diseños para la conquista. Guardo esta luz para mí; la abrazo. Tiene un halo de Mónaco, un tinte París y un destello de Danubio. La luz de hoy, o ayer, o este mes, o el siguiente, nace por dentro y acuna una nueva potencia. 

Desconozco. No puedo definirla ( y hablar de no-definiciones para alguien que escribe, creéme que es mucho decir... o no decir...). 

Y si tiene procedencia, no me acuerdo. Sólo sé que no sé nada de esta luz, pero brilla, y crece, y brilla... y todo eso desde adentro.


La simpleza de lo etéreo.
La nostalgia de lo oculto.
El viento, la marea, la corriente.
Contagiarse el sentimiento.
Dejarse llevar.

Los molinos de miradas que ignicionan.
Los aún-no vértices de la unión de las falanges.
Los abrazos en futuro perfecto.
Dejarse arrastrar.

La noche luna nueva...
El aún-por-comenzar.


Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.
Jaime Sabines

Jul 17, 2014

365 DAYS OF WRITING: Romanticósmica

Ayer hablé de geometría y astronomía; hace unas semanas hablé de geografía; pero hoy, la astrología.
La astrología despojada del horóscopo. La astrología ligada a un solo planeta, el mío. 

Yo, planeta narrador y planeta protagonista. Yo, planeta observador que dedica el tiempo libre a unir los astros de mi cosmos con puntillos de días, meses, años. Yo, planeta y también yo- planeta; planeta que derramó su pulso en cartas continentales; planeta que dejó una mochila reposando en una nota. Yo-planeta que a veces siente que ciertos astros, ciertas veces, saben leerla demasiado bien. Yo-planeta que en lugar de ríos, palabras; y en lugar de cauces, oraciones.

El cosmos del tiempo: el orden lineal de las historias y la sucesión de los astros. El brillo de los astros en mi superficie, en mis palabras, en mi núcleo. Mi romance con el cosmos; mi tendencia astromántica. Mis caricias dactilares alunizando territorios en pasado, presente y futuro.

El orden lineal de las historias en manos de la ciencia: la prueba y el error. La química, imperioso complemento de mi cosmos. Los átomos que se entienden bien. El fuego en las miradas; los silencios y la economía del oxígeno.

Las estadísticas de mi cosmos: las curvas ascendentes, descendentes y y las no-curvas estáticas. La matemática de mis astros y yo, planeta; la matemática astromántica: 1 + 1 = 2 (dos). Dos cosmos, dos líneas de historias, dos sucesiones astrales, dos núcleos; no uno, dos.

Yo- planeta; yo y mis astros. Yo, planeta en mi cuaderno, y también astro en el cuaderno de terceros.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...